Blog
Ene 03

Hábitos para el año nuevo

COMPARTE EN:

Bajar 10 kilos, leer un libro al mes, duplicar mis ingresos, dejar de fumar, tener mi casa más limpia, comer más sano… es más probable que esta sea una lista de metas que no has logrado que un checklist de objetivos palomeados del año pasado. 

Hay muchas razones (y pretextos) por las que no conseguimos cumplir nuestras metas, pero quiero resumirlo en dos: primero, no sabemos lo que queremos y segundo, no creamos un sistema o plan para conseguirlo. La gran mayoría cree que es por falta de motivación, cuando, por lo general, es falta de claridad y de técnica. 

Las personas que hacen un plan específico que detalla cuándo y dónde van a hacer las cosas tienen mucho mayor probabilidad de éxito

 

El futuro no depende de tus decisiones
¿El futuro no depende de tus decisiones? ¿En serio? No, no te voy a salir con que depende de la energía, del destino o de tu signo zodiacal. A lo que me refiero es que, en gran medida, nuestro futuro depende mucho más de nuestros HÁBITOS DIARIOS que de nuestras “decisiones”. 

Me explico: los hábitos son el resultado de lo que tu cerebro hace en automático para que no tengas que tomar esas decisiones a diario. Por ejemplo: lavarte los dientes, vestirte, comer… todos son hábitos que tu cerebro repite de forma “automática”.

La clave está en crear hábitos que te lleven a cumplir tus objetivos, te ayuden a crecer y te resulten más fáciles de hacer. 

Te lo puedo decir con toda sinceridad, a mí ya casi no me cuesta trabajo madrugar para hacer ejercicio. ¿Por qué? Porque mi cerebro ya sabe que cuando suena mi despertador debo de ponerme los tenis y salir a correr. Ya tengo el hábito. 

 

Cómo crear nuevos hábitos
Para crear un nuevo hábito debes hacerlo fácil, atractivo y que no dure más de dos minutos. ¿Cómo que no dure más de dos minutos? Volvamos al ejemplo de hacer ejercicio en las mañanas. Tu “rutina” para crear el hábito de hacer ejercicio temprano no es todo lo que vas a hacer en el gimnasio o lo que vas a correr, tu rutina (que debe durar menos de dos minutos) es apagar el despertador, ponerte la ropa de ejercicio y salir a la calle, ¡punto!

En la creación de hábitos es más importante la repetición que la calidad. Los hábitos son el interés compuesto de la superación personal. La motivación no es un método para lograr lo que te propones, debes tener un plan con acciones concretas.

 

  • Cambio de identidad

 

Los cambios duraderos son los que implican un cambio en tu manera de SER. No se trata de bajar 10 kilos; se trata de convertirte en una persona sana. No se trata de correr un maratón; se trata de ser un gran atleta. 

Es muy difícil que cambies tus hábitos si no cambias tus creencias. Eso sólo lo vas a conseguir reafirmando tu identidad con acciones diarias. El cambio significativo no requiere de cambios radicales. Subestimamos las pequeñas batallas diarias, pero esas son las que realmente definen quiénes somos

 

  • El poder del contexto

 

Así como somos lo que hacemos repetidamente, también somos lo que comemos, vemos, leemos, escuchamos y, sobre todo, somos con quienes convivimos. Debemos cuidar todo lo que nos rodea. Procura acercar a tu vida a las personas que te ayudarán a dar lo mejor de ti y a conseguir tus objetivos

¿Cómo puedes diseñar o cambiar tu mundo, casa o contexto para que sea más fácil hacer lo que tienes que hacer y conseguir lo que te propones?

 

  • Pasar a la acción

 

“Acciones son amores y no buenas razones”, reza el dicho popular. De nada sirve que estés leyendo este artículo si no te comprometes contigo mismo a hacer las cosas. La acción mata el miedo. La acción nos construye. Empieza hoy mismo por analizar los hábitos que debes construir para alcanzar tus objetivos y convertirte en la persona que siempre has soñado ser.

Pavo Gómez Orea
Emprendedor, comunicador y conferencista.
Aficionado al triatlón, el alpinismo y la fotografía.